CAMBIAR, SIEMPRE CAMBIAR

 

Si quieres cambiar el mundo, empieza cambiando tú mismo.

 
Gustar, lo que se dice gustar, a nadie le gusta tener que cambiar. Y sin embargo es necesario. La vida es cambio.
 
“Todo ha de cambiar para que todo siga igual”, que diría Il Gatopardo en el mítico libro de Tommaso di Lampedusa que dio lugar a una película irrepetible. La costumbre acaba matando la ilusión de lo nuevo, la capacidad de sorpresa. Cambiemos lo superficial para que lo importante permanezca.
 
Entramos en una nueva etapa, con nuevas ilusiones y riesgos. Algunas cosas que nos ayudaron en el pasado van a dejar de ser útiles. Nada nos ata tanto como lo que algún día funcionó y nos dio a ganar dinero: cuesta dejarlo. Hay otras cosas que tendremos que adaptar. Y habrá otras cosas que debemos defender como avances a los que no se puede renunciar.
 
En estos años hemos aprendido grandes lecciones: lo importante es la relación, el interés del cliente es lo primero, la cooperación profesional aumenta valor a nuestros servicios, la representación del cliente, la exclusiva… La ética y la formación son la base de cualquier avance del colectivo profesional. Eso no va a cambiar y desde aquí vamos a seguir defendiéndolo.

 

Para más información, la Revista Inmobiliarios de UCI pone a tu disposición el número 41, de Abril a Junio de 2016, en formato PDF.

Descargar PDF